• El proyecto Metrobús

    Alrededor del proyecto de construcción del Metrobús giran todo una serie de temas que bien podrían motivar un curso de economía del desarrollo entero.
    Primero va el tema de la necesidad de invertir en infraestructura, en el contexto de una ciudad cuya red de transporte es dramáticamente deficiente. Rutas en estado pésimo, servicio de transporte publico de otro tiempo, todos los indicadores están en rojo. Basta seguir días tras días la letanía de los accidentes y otros percances que ocurren por las rutas, los heridos y muertos del tráfico en la capital (en una época manejaba una cifra, leída en la prensa, de alrededor de 60 personas fallecidas por causa directa del sistema de transporte en Asunción, pero si alguien tiene una versión actualizada de esta cifra me gustaría saberlo!). No caben dudas que esto es una de las grandes tareas pendientes de las autoridades paraguayas.
    Segundo está el caso de escuela de la regulación del servicio de transporte. Tenemos hoy en día bastante evidencia que muchas de las falencias en los sectores de infraestructura tienen su raíz en la mala “gobernabilidad” de los mismos. Por eso entendemos en particular el hecho que los reguladores no gozan de la necesaria autonomía con respecto al gobierno, o peor aún el hecho que pueden ser capturados por representantes de las empresas que tienen que regular (ver la excelente columna de Alfredo Boccia al respecto). Por ejemplo, en mi trabajo con J.Luis Guasch y Jean-Jacques Laffont, hemos mostrado que en America Latina desde los años 1990, hubo muchísimas renegociaciones de concesiones de agua y transporte y que en muchos casos estas pueden ser explicadas en gran parte por regulaciones inadecuadas y otras falencias de los reguladores.
    Finalmente, está la dimensión de economía política, o como la agenda privada de los responsables políticos, en este caso esencialmente en el parlamento, puede trabar un proyecto cuya necesidad es probablemente indiscutible, y que ya cuenta con financiamiento externo en condiciones muy favorables por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esto por supuesto tiene que ver con el punto anterior, pues los politicos son los que tienen que definir la forma en que se regulan estos sectores.
    Otro testigo de las carencias de estos políticos es el hecho que categorías de usuarios y comerciantes del Mercado 4 y del mercado de San Lorenzo, que sin dudas podrían salir beneficiados, en realidad se manifiestan en contra del mismo. Dos condiciones básicas faltan aquí: en primer lugar se debe consultar a los grupos potencialmente afectados de manera a entender el impacto real y percibido sobre sus quehaceres cotidianos; en su defecto, grupos que no se sienten asociados expresarán descontento y esto pondrá en peligro la viabilidad del proyecto, como se ha observado de manera más general con las privatizaciones en America Latina (hemos estudiado esta problemática con colegas míos utilizando datos del Latinobarometro en este articulo). Segundo, se deben definir las compensaciones adecuadas, basadas en la idea que si el proyecto genera una ganancia para la sociedad, parte de este incremento puede destinarse a compensar grupos afectados de manera a que nadie termine perdiendo.
    En fin, aquí hay material para todo un semestre de clase en economía del desarrollo. Mientras tanto, a empujar!

    1 Comment | Share on Facebook | Share on Twitter

    • Ernesto arza

      Muy bueno el articulo realmente, lo mas “sorprendente” es la campaña de abc color en contra de este proyecto.

      Dicen que en vez de esto hay que hacer un tren electrico aereo, como si fuese que el costo del mismo seria viable para un pais como el nuestro.

      En fin seguramente hay intereses ocultos…

      Este proyecto talvez no sea el mejor, pero en todo caso es mucho mejor de lo que tenemos ahora, y seria un gran avance para nuestro pais.

      Pero parece que vamos a seguir empujando nomas…

  • last posts

  • Archives

  • Frontières

  • links

  • Paraguay


  •  

    © Design graphique et développement : www.mrcam.fr