• Petróleo en Paraguay, historia de un sueño

    20121214_rt1

    Como ya ha ocurrido varias veces en el pasado, se anuncia la próxima explotación de grandes yacimientos de petróleo en el Paraguay.

    Aquí y aquí están dos post recientes sobre el tema de Christine Folch en su blog defringing Latin America, del cual he extraído también el mapa abajo.

    A título personal, me hace acordar del año 1993-1994. Vivía entonces en Juan León Mallorquín, Alto Paraná. Empezó a correr la voz que en las alturas del Pueblo, camino a Juan E. O’Leary, se encontraban reservas de petróleo que iban a transformar el destino de la región. A los pocos meses, aparecieron unos operadores bolivianos, empleados por un consorcio del cual formaba parte una empresa norteamericana.

    Al costado de la ruta internacional, sobre un terreno del que se murmuraba que había sido cedido a un precio apreciable por un jerarca local, empezaron los trabajos de perforación y exploración. En realidad, el emprendimiento resultaba menos impresionante que lo que se habían imaginado los habitantes del pueblo. No se materializó la marea de trabajadores de los que se esperaba que estimulen el pequeño comercio local, restaurantes y bares. Eran a lo sumo un puñado de obreros bolivianos quienes, al ponerse el sol, iban a gastar en uno de los dos bares del pueblo sus escasas ganancias para matar el cansancio y el aburrimiento de un día largo y en todos puntos similar al anterior. Tampoco era muy impresionante el sitio de exploración, apenas un par de forrajes pequeños, cuyos rasgos iban a desaparecer rápidamente bajo la maleza en los meses que siguieron el abandono del proyecto.

    ¿Cuál fue el resultado de dichas operaciones? Nunca se comunicó al respecto. Quizá el lugar no entregó rasgos de hidrocarburos. Quizá los tenía, pero en cantidad o condiciones que no justificaban su explotación.

    Unos años más tarde, ya de vuelta en Europa, tuve un sueño peculiar. Visitaba Juan León Mallorquín, transformado por la fiebre del petróleo. El pueblo compuesto hasta entonces de casitas bajas, la mayoría de madera, era cubierto de edificios altos, de metal y vidrio, y se sentía en él la tensión de estos lugares transformados de la noche a la mañana en Eldorado. En verdad, de alguna manera extraña, resultaba menos atractivo, más frio, que el verdadero Juan León Mallorquín que había conocido.

    En estos días, dicha historia se repitirá para alguna zona del Chaco, como sin dudas ha occurido ya en las numerosas áreas de concesión que aparecen en el mapa. Aqui se cuenta que se han perforados 48 pozos desde 1945; también se nota que transnacional estadounidense Dahava Petróleos, a cargo de la concesión, es duena de 6 millones de hectáreas en el sureste de Paraguay! Claramente, muchos de los entretelones de porqué y donde se anuncia y se busca petróleos nunca serán públicos.

    Sin embargo, con seguridad los anuncios seguirán alimentado sueños, aunque quedé por demostrar que estos alguna vez sean premonitorios.

    Leave a comment | Share on Facebook | Share on Twitter

  • last posts

  • Archives

  • Frontières

  • links

  • Paraguay


  •  

    © Design graphique et développement : www.mrcam.fr