• Fernández Bogado y las transferencias sociales

    pobreza

    Me llama la atención el comentario publicado en el blog Ultima Hora por Benjamín Fernández Bogado, pues reúne en pocas líneas todos los clichés sobre políticas sociales que se suelen escuchar de parte de gente poco informada. Estos son:

    – que estas transferencias tienden a mantener la gente que las recibe en situación de dependencia;
    – que se implementan en reemplazo de otras políticas que sí podrían ayudar a combatir la pobreza;
    – que las condiciones impuestas no funcionan y son meras justificaciones para esconder la falta de políticas apropiadas, etc.

    El problema es que la mayoría de estas afirmaciones carecen de sustento empírico. En realidad, estos programas, que han sido desarrollados en todo el mundo desde los años noventa, han demostrado ser bastante eficaz en dos dimensiones:

    – Son un mecanismo de redistribución muy ágil, como se ha demostrado en Brasil, donde millones han salido de la pobreza en los últimos 10 años. Esto es muy importante en países donde otros programas de seguro social como seguros de salud, de desempleo, etc., son inexistentes para una mayoría de la población.
    – El impacto de las condiciones sobre la escolaridad de los niños ha sido muy favorables. Aumenta la presencia en la escuela, se reduce el abandono escolar, y al final la cantidad de niños completando ciclos se incrementa notablemente.

    Si bien es cierto que pueden existir efectos negativos porque la ayuda desincentiva a los recipientes (un efecto que los economistas conocen bien, lo llaman “riesgo moral”), los efectos positivos dominan ampliamente.

    En un post previo había mencionado estos puntos, dando unos enlaces hacia evaluaciones de dichos programas, y lamentado sin embargo una falta de evaluación en el caso paraguayo:


    Me asombra que a los tres años de haberse hecho cargo este gobierno, que marca una ruptura histórica en Paraguay en muchos aspectos, no se tengan estudios serios evaluando el impacto de reformas como la extensión de cinco a más de cien mil familias del programa de transferencias condicionadas, o la gratuidad y la extensión del acceso a los servicios de salud. Es irrisorio que le gobierno esperé un impacto a corto plazo sobre la tasa de crecimiento global, pues eso no va a acontecer en un país que depende esencialmente para su crecimiento formal del sector agropecuario intensivo. Pero si se deberían ver efectos claros en indicadores de desarrollo microeconómico como la salud (mortalidad infantil y maternal por ejemplo), la escolaridad o la pobreza. Estudios son legión en Brasil o México sobre programas similares (ver por ejemplo aquí).

    En todo caso, lamento que posturas intelectuales sin documentación previa lleven a desechar sin análisis lo que es probablemente la medida de mayor impacto social en estos últimos 4 años en el Paraguay.

    Leave a comment | Share on Facebook | Share on Twitter

  • last posts

  • Archives

  • Frontières

  • links

  • Paraguay


  •  

    © Design graphique et développement : www.mrcam.fr