• Deforestación de los bosques tropicales en Paraguay

    Rollos

    Interesante artículo de Vanessa Sánchez archivado en el ahora difunto sitio soitu.es, presentando un balance del estado de los bosques en Paraguay, y apuntando a las principales consecuencias.

    Con uno de los índices de deforestación más elevados del mundo, los bosques tropicales de Paraguay se encuentran seriamente amenazados. En los últimos 50 años, se ha perdido casi el 90 por ciento de la cobertura boscosa original del territorio paraguayo, debido principalmente a la expansión de las actividades agrícolas y ganaderas.
    (…)
    Desde el año 1945, el avance de la población en zonas rurales de la Región Oriental se ha desarrollado a expensas de los bosques de Paraguay, llevándolos al borde de la extinción. Es en esta región donde se ubica uno de los bosques tropicales con mayor peligro de desaparición en el mundo, el Bosque Atlántico del Alto Paraná, que forma parte del bioma Bosque Atlántico, del cual tan sólo queda un 7,4% de lo que fue su original cobertura forestal.
    Entre 1945 y 1997, el 76.3% de la cobertura boscosa original de la Región Oriental de Paraguay fue convertida en tierras para la producción agropecuaria; en el mapa se puede apreciar el avance de la deforestación. Según estudios de la FAO, entre 1984 y 1991, la tasa media de deforestación fue de 300.000 ha/año, el equivalente a más de una tercera parte de la superficie de la Comunidad de Madrid.
    (…)
    Como aseguran medios de comunicación paraguayos, las sucesivas leyes, supuestamente protectoras del patrimonio forestal, no dieron resultado debido en su mayor parte a una causa: la corrupción de las autoridades encargadas de hacerlas cumplir.
    ¿Cuáles son las causas de esta deforestación? Son múltiples: principalmente los bosques han sido talados o quemados para dar paso a actividades agropecuarias y más recientemente a monocultivos mecanizados como la soja, un producto importado sobre todo por Europa y China como pienso para ganado. En el año 2001, la soja ocupaba el 44% de la tierra arable en Paraguay.

    Entre las consecuencias notables, está el hecho que Paraguay hoy tenga que importar leña de Argentina y Uruguay, como lo explica el presidente de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama), Juan Carlos Altieri en esta nota de ABC Color del 2010.


    Algunas industrias multinacionales de granos y cereales instaladas en nuestro país, que consumen mucha leña actualmente, están obligadas por sus matrices a usar leña de reforestación y, ante la falta de la materia prima con esa certificación a nivel local, han comenzado a importarla principalmente de la provincia de Corrientes, Argentina, y de Uruguay, informó el presidente de la Federación Paraguaya de Medereros (Fepama), Juan Carlos Altieri.
    Explicó que este hecho en sí podría llegar a ser normal si Paraguay hubiera sido un país que explota la minería o que no tuviese condiciones de producir leña. Sin embargo, la realidad paraguaya es otra, que no se justifica habiendo al menos 1.000.000 de hectáreas de barbechos en los cuales se puede reforestar, excelentes condiciones de clima y mano de obra abundante, alegó.

    Otra consecuencia menos conocida es el impacto en las grandes epidemias como la fiebre amarilla y el dengue, cuya incidencia ha ido creciendo en el país en años recientes. En esta entrevista publicada en Ultima Hora en el 2008 lo anticipaba la bióloga Antonieta Rojas.

    -¿La deforestación es una causa principal de la nueva situación?
    -Se puede decir que el proceso de deforestación es la principal causa de las grandes epidemias. El desmonte hace que todo el ciclo de los vectores sea alterado, incorporando al ser humano dentro de este ciclo. Estos insectos viven en zonas de bosques, algunos viven en las copas de los árboles, otros viven en el suelo, y cuando el hombre entra a talar o a cazar, invadiendo el hábitat de los vectores, ocurren las primeras infecciones.
    Al realizarse los desmontes, los insectos también se desplazan hacia los asentamientos humanos en busca de alimentos, comenzando un proceso que se llama peri-domiciliación, es decir, que de la zona selvática van hasta donde viven los seres humanos.
    -Primero fueron los incendios, y ahora el brote de fiebre amarilla en San Pedro, ¿esa sería la relación directa?
    -San Pedro fue uno de los departamentos donde los incendios fueron bastante intensos, toda esa zona de San Pedro, Caaguazú, Canindeyú y Alto Paraná está sufriendo un proceso de degradación ambiental con la sustitución de bosques por cultivos mecanizados de soja y de otros; el proceso que ocurre ahí trae como consecuencia el desplazamiento de poblaciones, que entran en contacto con las poblaciones rurales.
    Porque, qué es lo que ocurre cuando hay un incendio: arrasa un área, y todas las poblaciones de animales se desplazan, llegan a otros lugares donde no existían antes y se establecen. Entonces, hay zonas que no tenían transmisiones enzoóticas de enfermedades en el área, y que se establecen, porque vienen desplazadas por impactos sobre el ambiente.

    Leave a comment | Share on Facebook | Share on Twitter

  • last posts

  • Archives

  • Frontières

  • links

  • Paraguay


  •  

    © Design graphique et développement : www.mrcam.fr